Grupo Editorial Del Caribe

Redacción digital

Grupo Editorial del Caribe
GRECA


Redactar tiene sus intríngulis (como éste que acabo de escribir): complicaciones entre el desconocimiento de las normas ortográficas y la exageración del lenguaje al comunicar. Si a esto sumamos nuevas herramientas comunicativas como imagen, sonido y video, la dificultad aumenta considerablemente. Por ello es que la creación de contenidos textuales para internet no es tan sencilla como parece.

La esencia de internet es multimedia, razón de más para aprovechar todos los recursos que nos ofrece: texto (obviamente), pero también imágenes, vídeo y audio. Cuando no lo hacemos, no solo desaprovechamos el potencial que la red nos brinda, sino que presentamos un producto estático donde debería ser dinámico por naturaleza.

¿Y únicamente con hacer dinámico un texto en internet hará que sea funcional? La respuesta es no: todo escrito debe tener un objetivo y un argumento sólidos, ya que sin ellos el contenido será flojo y carente de trasfondo. La redacción digital generalmente obedece al marketing en línea, pues comunica lo planteado en una estrategia desarrollada con anterioridad. Además, contiene ingredientes esenciales dentro de él, escondidos, como si fueran secretos, solo que para cualquier redactor web deberían ser bien conocidos: el SEO.

SEO (siglas en inglés de search engine optimization) son las palabras que ayudan al posicionamiento del contenido en los principales buscadores. Esto se refleja en una optimización respecto al tiempo de localización del sitio web en dichos motores de búsqueda. En la actualidad, textos que no contengan terminología SEO bien aplicada casi seguro se perderán entre la vastedad del universo digital del internet. Solo cuando alguien busque los términos exactos del texto, tal vez aparezcan, e inclusive así, podrían ser el resultado número cien mil en medio de millones resultantes.

Tomando esto en cuenta, he aquí algunas sugerencias para la creación de contenidos textuales digitales:

1. Analizar el tema central así como el nicho objetivo hacia el cual va dirigido: las palabras clave son aquellas que resumen todo el contenido del texto en no más de 10 términos. Por ejemplo, este artículo se podría resumir en: redacción, digital, SEO, posicionamiento, internet, marketing, dinámico, público, optimización, buscadores.

2. Crear textos concisos y breves: el lector promedio de internet no gusta de las lecturas largas, además de que la retroiluminación de las pantallas cansa la vista cuando pasamos mucho tiempo enfocando hacia ella. La medida máxima para artículos de blog es 500 palabras y para entradas de redes sociales 350, ambos divididos en varios párrafos de preferencia.

3. Piense muy bien sus títulos: la mayoría de las veces, un título atrae más que todo un texto, e incluso lo explica por completo.

Y hasta aquí de sugerencias para los redactores web o caeremos justo en los errores que estamos marcando que se deben evitar.