Grupo Editorial Del Caribe

La sociedad digital

Grupo Editorial del Caribe
GRECA


Hemos escuchado la frase de Aristóteles “El hombre es un ser social por naturaleza”, pero no ha sido hasta las recientes dinámicas de distanciamiento social que, quienes no somos estudiosos de la Sociología o la Antropología, empezamos a comprender del todo el significado de tales palabras.

Los sociólogos Peter Berger y Thomas Luckmann sostienen que “todo el conocimiento, incluyendo el sentido común, el conocimiento más básico tenido por firme de la realidad diaria, se deriva y es mantenido por las interacciones sociales”. En este sentido podemos decir que aunque nunca nos hemos puesto de acuerdo todos, existen reglas sociales que buscamos no romper. ¿Cómo se establecen? Pues mediante la convivencia diaria y los límites de cada uno de nosotros como individuos integrantes de una sociedad ponemos.

En ello radica la importancia de las relaciones sociales. Si sabemos que por naturaleza el ser humano es un ente social, es fácil entender por qué requerimos agruparnos a fin de sentirnos bien física y emocionalmente, para compartir ideas y vivencias, así como para subsistir de la mejor manera posible. Y desde la fase de sobrevivir hasta la de relacionarnos con eficiencia, llegamos a la etapa de mayor crecimiento alcanzable para las sociedades: la creación de arte, los avances tecnológicos y el perfeccionamiento del aparato moral de la sociedad.

Esto, según el psicólogo Abraham Maslow, nos dice que cuando una sociedad ha alcanzado un buen nivel de autosuficiencia alimentaria, garantizado su seguridad integral y logrado jerarquías sociales estables, sus individuos comienzan a pensar en su autorrealización, el último escalón en su conocida pirámide de las necesidades del individuo. Es aquí donde las expresiones artísticas aparecen y la cultura social se consolida; las artes son la expresión más desarrollada de la socialización humana. Y junto con ellas, la tecnología.

En la actualidad, la tecnología del internet, las aplicaciones en línea y en la nube, la facilidad de acceso a la información digital desde casi cualquier punto del planeta, han permitido que dichas expresiones artísticas se compartan de manera exacerbada por el mundo. Todo esto ha contribuido directamente a mejorar la autoconsciencia de los seres humanos, y por ende, la mejora integral de la sociedad, pues aumenta nuestro acervo y así, el conocimiento sobre el entorno donde nos desarrollamos.