¿ESTÁ TOCANDO DYLAN LAS PUERTAS DEL CIELO?

Grupo Editorial del Caribe

El Comité Noruego del Nobel otorgó a Bob Dylan el máximo galardón mundial en el ámbito de la literatura. La decisión ha sido una sorpresa para quienes hemos estado al pendiente de estas distinciones así como para la industria editorial. Es una realidad que quien logra este premio se convierte de un día para otro en un referente de la literatura y que en cuestión de segundos, el público abarrota las librerías para adquirir su obra, aunque el escritor premiado nunca antes haya tenido presencia pública masiva.

El Nobel ha sido otorgado a diversos escritores — poetas o narradores — por diversas razones, y cito, el Nobel para Alice Munro por ser “maestra del cuento corto contemporáneo”; al francés Patrick Modiano,“por el arte de la memoria con la que ha evocado los más inasibles destinos humanos y descubierto el mundo de la ocupación”; a Svetlana Aleksiévich “por sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”, por mencionar a los tres antecesores del actual Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan, quien fue elegido, y nuevamente cito, “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

Recién me enteré de la decisión, quise encontrar el hilo conductor y concluí que, efectivamente el regreso a la tradición oral de la literatura resultaba interesante, considerando que poesía y música son prácticamente sinónimos hablando de literatura. Los traductores de Homero, incluso, han evitado hablar de él como escritor, por lo que me parecía que en pleno siglo XXI esta postura que revalorizaba al juglar, épico o no, lograba la trascendencia del fin último de la literatura: movilidad de un proceso creativo y artístico que comunica un comportamiento antropológico en constante evolución.

Sin embargo, el dictamen de la academia sueca dice que Bob Dylan ha “creado una nueva expresión poética” y me pregunto cuál entonces ha sido la innovación que el músico ha aportado a la literatura, en qué teoría literaria está fundamentada la “nueva expresión poética”. Dicho sea de paso, hace más de cincuenta años es que Bob Dylan con sus composiciones y canciones ha transmitido su creación poética con lo cual deja de ser innovador —parafraseando el dictamen del comité sueco.

La frase subordinada con la que el comité valida esta afirmación sostiene que lo ha hecho “dentro de la gran tradición americana de la canción”, NO de la literatura. El adjetivo tan superlativo para la tradición americana de la canción, que me parece rebasada por la inglesa, no constituye un argumento sólido para otorgar el premio.

Pero ante el escándalo que ha provocado esta decisión, sí puedo concluir que en términos de tendencias en el ámbito de la difusión de la literatura, estamos listos para propuestas mucho más creativas que, sin dejar de lado al objeto (libro) revaloran la forma en la que se comunica un escritor. Es decir,nuevas formas de escribir, leer y comunicarque confluyen en un objeto en el que coexisten la tradición oral y la letra escrita. Así, más allá del escándalo que ha provocado esta decisión, haremos que en la industria editorial se creen nuevos paradigmas para la difusión y el estudio de la Literatura.